Solomillo a la salsa de Pedro Ximenez

Una receta fácil y altamente nutritiva para estos días donde el frío empieza a entrar poco a poco y que puede servir tanto para una cena como para un plato de diario, sin descartar como plato fuerte en un día de celebración. El solomillo de cerdo no contiene apenas grasas y está indicado tanto para deportistas para crear volumen muscular por su alto valor en proteínas, como en definición, por su valor en creatina que permite ejercicios de alta intensidad con rápida recuperaciónSolomillo a la salsa

Sigue leyendo

Receta: Brochetas de Ternera a la Brasa

Brochetas de ternera

Una vez hemos aprendido a cocinar a la brasa (aquí), (aquí) y (aquí), tenemos que ponerlo en práctica, ¿no?

Una receta que dejará con la boca abierta a tus comensales y muy económica son las brochetas de ternera.

 

Sigue leyendo

Cómo hacer una Barbacoa (y III)

Ya sabemos cómo cocinar y los combustibles a utilizar (aquí), del mismo modo qué barbacoa a utilizar y qué utensilios nos harán falta (aquí) Ahora veremos algunos trucos de cocinado así como trucos de ahumado y limpieza

Sigue leyendo

Como hacer una Barbacoa (II)

En entradas anteriores comentábamos los utensilios necesarios para realizar una barbacoa, así como los tipos existentes. En esta entrada veremos qué tipos de combustibles se pueden utilizar y algunas técnicas para cocinar los alimentos.

Barbacoa 2

Sigue leyendo

Paletilla de Cordero Braseada al Romero

Paletilla de cordero al romero

Paletilla de cordero al romero

En esta estación es esencial disfrutar de unas buenas barbacoas al aire libre acompañados de la familia y amigos. Pero la “torrà” de toda la vida no debe reducirse a las chuletas de cordero, embutido  y hamburguesas. Existe una tendencia al alza del cocinado a la brasa (Ver como preparar barbacoas aquí) tanto en verano como en invierno por la eliminación de frituras a la vez que se consigue una mayor saborización de modo natural. Aprovechemos pues esta nueva tendencia para cocinar platos económicos (pregunta en nuestra carnicería por la ofertas en paletilla) y sanos.

Sigue leyendo

Como hacer una Barbacoa (I)

Barbacoa

Ahora cuando acabe el calor más asfixiante apetecerá realizar actividades al aire libre, y una de las más importantes y más socializadora sin duda es la barbacoa, torrà, torrada, asado o cualquier otro nombre que simplemente significa colocar piezas de carne, verduras y/o pescado sobre brasas para su cocinado mientras se degusta una cerveza fría, vino o refresco. Simplemente? No. Sigue leyendo

El Olivo de Cuatro Patas

“El Olivo de Cuatro Patas”. Así llaman al cerdo por su contenido en grasas saludables, sobre todo si son razas como ibérico y Duroc , que es la utilizada en nuestro obrador para realizar nuestro conocido embutido artesano y hamburguesas, seleccionando las carnes nobles del animal, además de poder comprar al corte las piezas más sabrosas en nuestra tienda física y online.

Tales son sus beneficios que La Mañana de Mariló Montero de La 1 le ha dedicado un apartado (a partir del minuto 27:40) y en este enlace:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-manana/manana-primera-parte-19-02-15/3004954/

Cómo cocinar una hamburguesa

Burguer barbacoa

Las hamburguesas suelen asociarse injustamente con la comida rápida o basura, pero si se cocinan en casa, eligiendo productos saludables, de calidad, y evitando las salsas, se convertirán en un nutritivo alimento. Nada que ver con las grasientas hamburguesas, cocinadas con aceites de dudosa calidad, que suelen campar por los fast food.

Para cocinar la hamburguesa perfecta, y mucho más saludable que aquellas que normalmente se comen fuera, es preciso tener en cuenta una serie de pautas básicas relacionadas con los ingredientes y la preparación.

Sartén vs. barbacoa

El mejor modo para cocinar una hamburguesa es con la sartén o parrilla eléctrica, pero nunca en la barbacoa. ¿Por qué? Como insiste George Motz, autor del libro y documental Hamburguer America, el jugo que desprende la carne es el mejor potenciador de sabor que puede tener la hamburguesa.

Esta especie de caldo de cocción evita asimismo que se tenga que utilizar una gran cantidad de aceite, pues bastará sólo con impregnar un poco la sartén o la misma pieza de hamburguesa y luego aprovechar el jugo. Si vamos a cocinar varias, este caldo podrá seguir aprovechándose sin necesidad de complementar con demasiado aceite.

Materia prima

La cantidad de grasa en cada hamburguesa no debe superar el 20%, aunque nunca debe ser añadida, sino que debe ser infiltrada en la propia carne, que debe provenir de las piezas de mayor calidad. La grasa aportará el caldo de cocción y potenciará considerablemente el sabor.

El peso ideal de cada hamburguesa debe ser de 150 gramos, a lo sumo 200, pues a partir de esta cantidad será mucho más difícil alcanzar el punto de cocción perfecto de la hamburguesa, según los chefs especializados. Si lo que queremos es cocinar una hamburguesa en su punto, hay que evitar aquellas de un cuarto de kilo, como cada vez ofrecen más hamburgueserías, pues lo normal será que quede poco hecha por dentro y demasiado quemada por fuera.

En lo que respeta a los condimentos, basta con añadir queso, tomate y lechuga. La cebolla no suele formar parte de los chefs que incluyen hamburguesas en sus recetas, pero si vamos a añadirla será mejor no abusar en cantidad. Eso sí, el mejor tomate para acompañar la hamburguesa perfecta debe estar bien maduro y procurar que la lechuga esté lo más fresca posible.

Preparación

El jugo que desprende la buena carne es el mejor potenciador de sabor que puede tener una hamburguesa

Es imprescindible cocinar las hamburguesas con una espátula, para evitar maltratarlas demasiado y evitar que se separe la carne molida. Por ello, cocinarlas a fuego medio-alto y voltearlas sólo una vez es la mejor opción. Con tres minutos por cada lado debería ser suficiente, un poco más si se quieren bien hechas. El queso debe añadirse una vez que se voltee la hamburguesa, en la propia sartén para que se vaya fundiendo.

Conservación antes de cocinar

Es conveniente mantener las hamburguesas en el frigorífico hasta el mismo momento en el que vayan a freírse, pues se trata de una de las pocas carnes que deben cocinarse frías. Esto es porque así el jugo que suelten estará más espeso, evitando que sea demasiado líquido y se acabe recociendo la carne, o haya que extraerlo.